🤯Compra y obtén de regalo un curso junto a la Dra. Neva Milicic. Descubre aquí

🇲🇽 Hey, esto es Adipa México. Ir a Adipa Chile

Mensajes de Alerta
Letter testimonies
arrow-down-white

Psicología organizacional: El liderazgo como clave en la gestión de talento

El liderazgo es un proceso social que se desarrolla en un grupo de personas, donde el líder influye y dirige a los demás hacia un objetivo en común. Actualmente, dentro de ello debemos destacar la importancia del talento dentro de las organizaciones.

Para ello, contamos con la experta en liderazgo Mg. Carmen Castro Domínguez, quién aportó ideas valiosas de los líderes y el contexto actual.

Psicología organizacional: El liderazgo como clave en la gestión de talento

¿Qué es el liderazgo?

Cuando hablamos de liderazgo, nos referimos a un proceso social que tiene lugar en un grupo de personas, donde uno de sus miembros, el líder, influye y dirige a los demás hacia un objetivo común. Este proceso no se limita a la capacidad de influir y dirigir a otros, sino que también implica trabajar en equipo para lograr resultados comunes.

En este sentido, el líder tiene la responsabilidad de motivar, coordinar y guiar a los miembros del grupo para alcanzar los objetivos deseados. Es importante destacar que el liderazgo no es algo innato, sino que puede ser adquirido a través del aprendizaje y la experiencia.

Asimismo, existen diferentes estilos de liderazgo, cada uno de los cuales puede ser efectivo según el contexto y los objetivos que se quieran alcanzar.

Tipos de liderazgo

Existen diferentes tipos y estilos de liderazgo, dentro de los cuales están:

  1. Liderazgo democrático: el líder se centra en fomentar la participación y toma de decisiones en conjunto con las demás personas del equipo.
  2. Liderazgo autocrático: el líder toma las decisiones y guía a los demás sin tener en cuenta la opinión de los otros. Este tipo de liderazgo puede ser útil para situaciones de crisis, y desventajoso porque puede desmotivar a los demás.
  3. Liderazgo transformacional: el líder motiva e inspira a los demás para que se comprometan con las metas y valores. Se fomenta el desarrollo personal y profesional.
  4. Liderazgo situacional: el líder evalúa las circunstancias y utiliza el estilo de liderazgo que mejor se adapte a la situación. Puede tener de los tres anteriores.

No obstante, el liderazgo es un concepto que debe evolucionar constantemente, ya que los estilos de liderazgo que han funcionado en el pasado pueden no ser los más útiles en la actualidad. Es por eso que uno de los liderazgos más llamativos y útiles es el:

  • Liderazgo disruptivo: este tipo de liderazgo se destaca por la gestión de talento. Este estilo busca potenciar el desarrollo del talento de las personas, y a la vez, busca introducir la innovación y la disrupción en el día a día de las organizaciones y equipos ya que es importante innovar constantemente y abordar los problemas de manera diferente.

“Es necesario trabajar con personas que piensen y aporten ideas nuevas y esto es lo que promueve el liderazgo disruptivo”, destaca Mg. Carme Castro Domínguez, experta en liderazgo y gestión de talento.

¿Cómo ser un buen líder en la actualidad?

Un líder es aquel que coordina y gestiona eficientemente los recursos necesarios para alcanzar ese objetivo de manera efectiva. Ser un buen líder está estrechamente relacionado con la personalidad y la forma en que uno se conoce a sí mismo. Por lo tanto, es recomendable que un buen líder aprenda a conocerse a sí mismo a través del autoconocimiento.

  • ¿Quién eres? ¿Cómo eres? ¿Qué valores tienes? ¿Cómo quieres relacionarte en tu actividad profesional y personal? ¿Cómo quieres pasar por la vida mientras te desarrollas?

Ser un buen líder requiere un alto nivel de autoconocimiento, ya que liderar un proyecto, una empresa o un equipo implica tomar decisiones, a menudo en circunstancias complejas. Por lo tanto, es fundamental tener la capacidad de tomar decisiones basadas en valores sólidos y conocimiento profundo de uno mismo, lo que permitirá que tu proyecto, empresa, departamento u organización se desarrolle de manera positiva y efectiva.

Recuerda que liderar no solo implica tomar decisiones difíciles, sino también inspirar, motivar y guiar a las personas.

Habilidades de un líder

Para liderar un proyecto, equipo, empresa o departamento de manera efectiva, es necesario potenciar y desarrollar ciertas habilidades y características que permiten coordinar y motivar a los demás para lograr un objetivo común.

Dentro de las habilidades que requiere tener un líder está:

  • Iniciativa.
  • Anticipación.
  • Habilidad para ayudar a las personas a lograr la meta.
  • Una gestión adecuada de los recursos.
  • Capacidad de comunicación efectiva.
  • Pensamiento estratégico.
  • Inteligencia emocional.
  • Habilidad para fomentar la creatividad de los demás.

 

¿Qué rol cumple la comunicación?

Para un líder, la comunicación es una herramienta fundamental en su trabajo diario. Es a través de ella que se pueden transmitir ideas, conocimientos e inspirar a los demás. En este sentido, el estilo de comunicación también debe evolucionar para adaptarse a las nuevas necesidades del liderazgo actual, en el que aflorar el talento de las personas es esencial. Es por eso que se habla de la comunicación poderosa, aquella que es reflexiva, constructiva, positiva y retadora, capaz de ayudar a las personas a pensar más allá de lo que están acostumbradas y desarrollar su pensamiento crítico.

Si un líder tiene la habilidad de la comunicación poderosa, puede ayudar a su equipo a desarrollarse y crecer en un entorno de constante cambio y evolución.

5CCP, el método para lograr una comunicación asertiva

Las cinco CCP son las cinco características de la comunicación. Cuando combinamos las cinco, nuestra comunicación se vuelve muy poderosa.

Cada una de las características tiene una función determinada. Por ejemplo:

  1. La comunicación positiva nos permite comunicar algo que no está funcionando bien o no es correcto de una manera en que la persona no se sienta frustrada, sino que confíe en sí misma y sienta que puede seguir avanzando. Buscamos que la persona siga pensando en su capacidad y en su potencial en lugar de generar frustración al decirle que algo está mal.
  2. La comunicación constructiva busca avanzar, construir e ir más allá. Podemos preguntar a la persona cómo podríamos hacer para lograr algo y motivarla a seguir trabajando y construyendo.
  3. La comunicación reflexiva utiliza preguntas para que la persona reflexione y aprenda. Podemos hacer preguntas como “¿Cómo sabes que esto va a funcionar?” o “¿En qué te has basado para darme esta solución?”.
  4. La comunicación retadora busca sacarnos de nuestra zona de confort y buscar un punto adicional.
  5. La comunicación inspiradora busca hacerle ver a la persona su potencial y habilidades que quizás no esté viendo.

Al mezclar estas características en una conversación, estamos logrando que la persona active su pensamiento y motivación para seguir creciendo y desarrollando su talento. Esta es la razón por la que llamamos a esta comunicación poderosa, ya que ayuda a la persona a sentirse a gusto con lo que está haciendo y a aflorar su talento.

¿Cuál es el rol del líder en la gestión de talento?

El líder tiene un rol esencial en la gestión del talento en un equipo. En primer lugar, su responsabilidad se basa en atraer y retener el talento externo y a su vez, detectar y desarrollar el talento existente en su equipo. Esto implica no solo la contratación de personas con habilidades y experiencias relevantes, sino también identificar y fomentar el potencial de liderazgo dentro del equipo.

Asimismo, el líder tiene la tarea de crear un entorno laboral que promueva el desarrollo e impulso de talento. Dentro de ello, está el generar oportunidades de aprendizaje y apoyar los objetivos de carrera de los miembros del equipo.

¿Cómo aplicarlo en la selección de personal?

La selección de personal está en un momento clave, ya que la forma de buscar y seleccionar talento, e incluso la forma de llevar a cabo las entrevistas para una selección, también debe evolucionar.

Durante muchos años, hemos buscado en la selección de talento personas que cumplan con un perfil específico en términos de características, conocimientos y experiencia. Sin embargo, en este momento en constante cambio, es importante no centrarse tanto en estas características específicas, ya que pueden volverse obsoletas en poco tiempo. En su lugar, debemos enfocarnos en el potencial que tiene una persona para seguir creciendo, aprendiendo y desarrollándose dentro de la actividad u organización en la que se encuentre.

Es por eso que aquellos que se dedican a la selección de personal deben liderar un cambio en la forma de buscar profesionales, la forma de llevar a cabo las entrevistas o pruebas a los posibles candidatos e incluso la forma de presentarlos a los clientes. Debemos ayudar a los clientes, líderes y directivos a ver más allá de simplemente encontrar un perfil que encaje, sino en encontrar un talento que pueda brillar y aportar valor a la organización.

¿Cómo mantenerlo dentro de la cultura organizacional?

Es relevante el crear culturas, no solo culturas empresariales, sino también entornos y contextos propicios para dinámicas de trabajo que fomenten la evolución personal y profesional. Es importante porque las personas cambian de intereses y de enfoque a lo largo de su trayectoria, e incluso pueden querer cambiar de actividad profesional.

Entonces, ¿cómo lo logramos para que las personas no se estanquen?. Generando dinámicas dentro de la organización que prueben ese talento, que permitan llevar a las personas un poco más allá, que les permitan pensar en cosas que no han pensado antes, por ejemplo, participando en proyectos de otras áreas. No existen fórmulas, pero si se organiza de manera natural dentro del día a día del trabajo, hace que las personas estén en constante movimiento de talento y en constante avance. Esto permite tener una visión distinta y personas más versátiles, con mayor capacidad para enfocar problemas de manera distinta y mucho mejor. La cuestión es cómo creamos las dinámicas de trabajo dentro de la organización y cómo se lideran.

Tenemos un líder que lidera con una comunicación poderosa, que hace explorar el talento y que permite que las personas participen de las decisiones o participen en cómo se organizan las cosas. Eso va a ayudar a que la gente esté motivada y en constante movimiento en su talento y en constante avance. Pero depende de nosotros y cómo lo construyamos.

516x1wkwfvl. ac uf1000,1000 ql80 Libro “Despierta, tu tienes talento” como se aplica en la realidad, ejes principales.

Para conseguir trabajo hoy en día, es importante que los solicitantes destaquen en su currículum y carta de presentación no solo lo que han hecho en el pasado, sino también lo que son capaces de hacer en el futuro. Es esencial que se centren en su potencial y muestren ejemplos de cómo pueden aportar valor a la organización.

Además, los solicitantes deben pensar en su actitud y en lo que quieren lograr a largo plazo, enfocándose en cómo pueden contribuir al crecimiento y evolución de la empresa. Las compañías buscan personas que sean dinámicas y estén dispuestas a aprender y adaptarse a los cambios en constante evolución.

Método de productividad

La productividad es un elemento clave para un líder, ya que su objetivo es lograr los mejores resultados en el menor tiempo posible. Esto se logra al tener la capacidad de organizar las acciones y el equipo de manera eficiente.

Además, es importante que los miembros del equipo participen y sean parte del proceso para lograr la eficiencia en conjunto. Trabajar de forma cooperativa y utilizar la inteligencia colectiva aumenta la productividad y también se disfruta más el proceso.

No obstante, una de las principales dificultades para trabajar de forma colaborativa es la falta de cultura en las organizaciones. A veces puede costar abrir la mente y entender que alguien de un ámbito diferente puede aportar ideas valiosas y en conjunto lograr una idea aún mejor. Pero esta dificultad es temporal y puede ser gestionada.

Para lograr liderazgo con productividad, es necesario maximizar el potencial del talento humano y ayudar a las personas a desarrollar su máximo potencial.

Marca personal para una carrera profesional exitosa: 3 pilares fundamentales

En el proceso de construir una carrera profesional exitosa, lo que muchas personas buscan, existen tres pilares clave para desarrollar tu propia marca personal.

  1. El primero es descubrir tu talento, lo cual implica conocer cuáles son tus habilidades, experiencias y conocimientos únicos que te hacen destacar en un área específica. Es importante explorar lo que te gusta y disfrutas haciendo, ya que es probable que sea donde encuentres tu talento.
  2. El segundo pilar es cómo comunicas tu talento. A menudo, nos cuesta hablar de nuestras fortalezas y habilidades, pero es importante ser realistas y comunicar claramente lo que somos buenos haciendo. Esto puede ser crucial para que las personas reconozcan y valoren tu talento.
  3. Finalmente, el tercer pilar es hacer visible tu talento. Si deseas ser reconocido y respetado en un campo específico, debes hacerlo visible para las personas adecuadas, ya sea a través de redes sociales, eventos profesionales, proyectos en los que participes o cualquier otra forma de exposición.

Al construir tu propia marca personal, puedes poner tu talento a disposición de las personas que se beneficiarán de él, ya sea dentro de una organización o de manera independiente. Estos tres pilares son fundamentales para construir una carrera profesional exitosa y satisfactoria.

Visión sobre el futuro en el área laboral

Las organizaciones y la gestión de las mismas tienen que evolucionar, lo cual es beneficioso para las personas. Estamos en la era del talento, donde este puede brillar más que nunca. Aunque la situación es compleja porque es nueva, como toda revolución, podemos superar los desafíos si tenemos la capacidad mental de ser ágiles y estar abiertos a descubrir cosas nuevas.

La tecnología es ahora parte de nuestra vida, y ya no es un accesorio que utilizamos, sino una herramienta con la que nos relacionamos diariamente. Con la inteligencia artificial, nos pasará lo mismo. Aunque tenemos muchos desafíos por delante, podemos superarlos si somos conscientes de que somos las propias personas las que podemos tomar la iniciativa y construir nuevas cosas que nos lleven a un bienestar personal, profesional y social.

Para lograr esto, necesitamos cambiar nuestra mentalidad y desprendernos de las cosas que ya no funcionan. Debemos tener la capacidad de ser críticos y flexibles hacia nosotros mismos y hacia nuestro entorno. Si tenemos una mentalidad más abierta y adaptable, podemos trabajar de manera colaborativa y generar sinergias.

Para ello, las estructuras de las organizaciones tendrán que cambiar. Ya no podrán ser jerárquicas, sino más horizontales y transversales. Deberán ser estructuras movibles, en función de las necesidades. La empresa líquida es un buen ejemplo de esta estructura. Serán equipos autónomos y autosuficientes que podrán tomar sus propias decisiones, pero siempre con un propósito común.

Este es un momento emocionante y apasionante para las nuevas tendencias que están aquí. Es necesario reflexionar sobre ellas y ayudar e inspirar a las personas que quizás no quieren verlo. Tenemos que acompañarlas en el proceso de cambio, ya que puede ser muy complejo para algunas personas cambiar su estilo de liderazgo y de relación. Es importante aprender a confiar y a comunicarse de manera transparente. Los objetivos deben estar claros para todos, y debemos estar más unidos que nunca para entender hacia dónde vamos. De esta manera, no habrá problemas en que se tomen decisiones de forma autónoma.

Valoraciones

0.0
No existe comentarios que mostrar

Programas relacionados que te pueden interesar

Te mantenemos informado

Ir a noticias

Te podría interesar el programa de:

Whatsapp
¿Necesitas ayuda?
ADIPA
Hola!
¿Cómo te podemos apoyar? Escríbenos